saltar directamente al contenido
Contenidos

Los poblados fortificados en tierras del Navia-Eo

Los castros en Época Romana

El territorio de Entrambasaguas, término empleado durante la Edad Media para hacer referencia a las tierras del Navia-Eo, se extiende sobre un relieve accidentado, abrupto en ocasiones, que desde la rasa litoral alcanza, en pocos kilómetros, cotas de 1.300 m de altitud. Dispersos por su valles y colinas se catalogan centenares de vestigios arqueológicos, al tiempo testigo y herencia de los hombres que han habitado esta región desde tiempos paleolíticos.

estás en » inicio » los poblados fortificados en tierras del navia-eo » los castros en Época romana » . la minería del oro y sus antecedentes prehistóricos

. La minería del oro y sus antecedentes prehistóricos

Los antecedentes: la minería prehistórica en AsturiasMaza de Teverga y cuenta de azabache de Monte Areo (Dibujo: M.A. de Blas)

El auge actual de la minería del oro en Asturias ha revitalizado el interés del público por una actividad que, aunque olvidada, cuenta con una historia milenaria en la región. Las antiguas labores emprendidas durante la dominación romana se desperdigan sobre las montañas del occidente asturiano como testimonio de la riqueza oculta bajo la superficie y que hace casi dos mil años abasteció las arcas del imperio más poderoso del mundo.

Anillo áureo de tiras, de época calcolítica del dólmen de La MataSin embargo, este capítulo de la minería en Asturias que alcanzó su cenit durante los dos primeros siglos de la Era, contaba con antecedentes muy importantes, y también muy antiguos.

El origen de la minería se documenta desde tiempos prehistóricos y está directamente relacionada con la necesidad de abastecimiento de materias primas para la fabricación de herramientas y objetos de adorno. La gran demanda durante el neolítico de piedras de calidad como el sílex dio origen a una verdadera minería subterránea, un fenómeno documentado desde el V milenio a.C. y con numerosos testimonios conocidos desde Suecia a la Península Ibérica.

Cráneos de la mina de El AramoEn Asturias una gran cuenta de azabache fue hallada entre el ajuar fuenerario de un dolmen del Monte Areo (Carreño), construido entre el IV y III milenio a.C.

El oro nativo recuperado en los pláceres fluviales también cuenta con testimonios prehistóricos en la región. Es el caso del anillo "de tiras" recuperado durante la excavación del dólmen lenense de La Mata'l Casare, una obra megalítica mucho más antigua pero reutilizada en tiempos calcolíticos (finales del III milenio).

Siglos más tarde, la obtención de cobre generó una notable actividad minera. El método inicial de laboreo a base de pozos y trincheras a cielo abierto, que era ya en el V milenio a. C., fue posteriormente mejorado con sistemas más sofisticados que recurrieron para el beneficio del mineral a galerías profundas y técnicas muy avanzadas de extracción.

Asturias cuenta con ejemplos excepcionales de este tipo de minería donde se extrajeron mediante intrincadas redes de galerías y técnicas complejas de laboreo toneladas de mineral cuprífero que abastecieron los primeros talleres metalúrgicos desde tiempos calcolíticos hasta la Edad del Bronce, es decir a lo largo de más de 1.500 años a partir del 2500 a.C.

La bibliografía incorporada en este capítulo, generada esencialmente a partir de los fructíferos trabajos del Dr. de Blas Cortina en los conjuntos mineros de  El Milagro (Onís) y El Aramo (Riosa), aporta la información más avanzada respecto a estos episodios que, aunque poco conocidos y casi siempre relegados a notas marginales cuando se trata la historia de la minería en Asturias, representan un hito arqueológico de categoría internacional, tanto por la magnitud de las labores como por su extraordinaria conservación.

            Intervención arqueológica en el Aramo, 1987 (Foto: M.A. de Blas)                Herramientas en hueso de la mina de El Aramo (Dibujo: M.A. de Blas)

La minería aurífera astur-galaica y romana

Minería del oro romana en la Asturia Trasmontana. Según A. Perea y F.J. Sánchez-Palencia, 1995.Plinio el Viejo daba cuenta de la obtención en el noroeste de veinte mil libras de oro anuales, unos 6.540 kg, de los cuales la mayor parte provendría de territorio astur. Si bien, sobre el testimonio se mantienen algunas reservas, lo cierto es que la actividad minera, y en particular el beneficio del oro, se convirtió bajo dominio romano en una actividad esencial en la vida de las comunidades indígenas astur-galaicas. Baste recordar que sólo en territorio de la actual Asturias fueron removidos, según F.J. Sánchez Palencia y V. Suárez, unos 75.000.000 m3 de material aurífero que proporcionó en torno a la mitad de los 230.000 kg producidos en toda la zona.

Tradicionalmente se considera que la explotación del oro se mantuvo durante siglos como actividad más o menos habitual de las comunidades que ocuparon la Asturias protohistórica pero sin superar un estadio tecnológico elemental cuyo fin era la recuperación y transformación mecánica de las pepitas retenidas en los placeres fluviales. Sólo avanzado ya el siglo I d.C., a partir de los años 70 con la dinastía flavia en el trono imperial, habría conocido Asturias la implantación generalizada de una minería compleja de los yacimientos auríferos.

Diademas de Moñes y Cangas de Onís y torques de LangreoEn la actualidad puede afirmarse que la práctica de la minería compleja del oro, entendida ésta como los procedimientos de reconocimiento y explotación de yacimientos primarios, y el consiguiente progreso en las técnicas metalúrgicas, fue conocida y practicada por las comunidades protohistóricas de Asturias varios siglos antes de su incorporación al Imperio Romano.

Así los demuestran las labores de interior identificadas en las minas de oro de Boinás, en Belmonte de Miranda, datadas mediante Carbono 14 y dendrocronología.

No obstante, sólo tras la conquista romana la minería se implanta en la región como actividad industrial a gran escala. Es probable que las explotaciones más tempranas arrancasen en las primeras décadas de la Era en los ricos depósitos de los valles del Narcea y Pigüeña.

A Freita. Conjunto minero en el Puerto del Palo, Allande.     Puerto del Palo, Allande. Depósito    Explotación minera de La Brueba, Salas    Mina de oro de Arruñada, San Martín de Oscos. Depósito sobre las explotaciones

Las comunidades castreñas, hasta entonces aglutinadas en torno a sus poblados fortificados, socialmente segmentarias y economía de base agropastoril de orientación autárquica, se incorporan ahora a una organización suprarregional, que establece su dependencia de una autoridad superior cuyo destino principal es la obtención de tributos.

Túnel de Penafurada, Grandas de SalimeEn el caso de los castros occidentales, poderosas razones impulsaron la adaptación de los viejos núcleos al nuevo orden establecido bajo dominio romano, fundamentalmente la necesidad estatal de organizar la explotación de un territorio rico en depósitos auríferos cuyo beneficio resultaba, tras la reforma monetaria de Augusto, de extraordinaria importancia para la buena marcha de las finanzas imperiales.

         Esquema de labores en una mina de oro romana. Dibujo: Alberto Peña                Dolabrae. Mina de oro de Carlés, Salas

Se conjugaron así condicionantes decisivos que habrían de caracterizar la implantación romana inicial sobre los antiguos castros y su territorio colindante: la necesidad de un control policial efectivo y la capacidad técnica suficiente para la identificación y puesta en marcha de las explotaciones mineras.

Cerámicas castreñas con restos de oro. Chao Samartín, Grandas de Salime y Castro de San Chuis, AllandeEn estas condiciones resultó inexcusable la participación del ejército en su condición de instrumento idóneo para dirigir y tutelar la organización del trabajo, establecer las cargas tributarias asumibles por cada comunidad (entre las que es probable se contase también el trabajo en las minas) y garantizar su percepción. De esta forma fueron varios los castros que adquirieron durante las décadas centrales del siglo I d.C. el perfil marcadamente militar que denuncia su registro arqueológico.

La unidad administrativa básica de esta organización fue la civitas, figura jurídica que se sirvió de lugares con secular tradición de centralidad, caso del Chao Samartín, San Chuis o La Campa Torres, para brindar el escenario adecuado al ejercicio del poder en sus vertientes judicial, fiscal y militar. Tal elección recayó en núcleos en los que convergían además otras funciones, ejercidas probablemente desde tiempo ancestral, que permitirían identificarlos con alguna de las entidades de población mencionadas en las fuentes de la época, caso de La Campa Torres con Noega o el Chao Samartín con Ocela.

Algunas referencias bibliográficas

DELIBES DE CASTRO, G. (2010): “Los inicios de la metalurgia en el Viejo Mundo. Una aproximación al tema”, en J.A. Fernández Tresguerres (Ed.): Oro y Cobre. De la piedra al metal. RIDEA. Oviedo, 11-42.

BLAS CORTINA, M.A. (2007): “Minería prehistórica del cobre en el reborde septentrional de los picos de Europa: las olvidadas labores de El Milagro (Onís, Asturias)”, en Veleia, 24-25. Vitoria, 723-753. Descargar Artículo

BLAS CORTINA, M.A. (2007): "Los calderos de Lois (León) y Cabárceno (Cantabria) y su paradero subterráneo: ¿azar u oblación a la tierra?", en El hallazgo leonés de Valdevimbre y los depósitos del Bronce Final Atlántico en la Península Ibérica. Museo de León, Estudios y catálogos 17. León, 238-257.Descargar Artículo

BLAS CORTINA, M.A. (2009): "Utillaje faunístico inédito de las labores de cobre prehistóricas de La Profunda (León) y su datación C14 (AMS)", en Zephyrus LXIV. Salamanca, 5-18.Descargar Artículo

BLAS CORTINA, M.A. (2010): “La minería subterránea del cobre en Asturias: un capítulo esencial en la prehistoria reciente del norte de España”, en J.A. Fernández Tresguerres (Ed.): Oro y Cobre. De la piedra al metal. RIDEA. Oviedo, 43-82.

DOMERGUE, C. (1987): Catalogue des mines et des fonderies antiques de la Péninsule Ibérique. Tome II. Publications de La Casa de Velázquez. Serie Archeologie VIII. Difussion de Boccard. Madrid.

DOMERGUE, C. (1990): Les mines de la Péninsule Ibérique dans l’Antiquité romaine. Collection de l’École française de Rome. Roma.

GARCÍA VUELTA, O. (2007): Orfebrería castreña. Museo Arqueológico Nacional. Madrid.

PEREA CAVEDA, A. (1995): “La orfebrería castreña asturiana”, en Astures. Pueblos y culturas en la frontera del Imperio Romano. Gijón, 77-87.

PEREA CAVEDA, A. & SÁNCHEZ-PALENCIA, F.J. (1995): Arqueología del oro astur. Orfebrería y minería. Caja de Asturias. Oviedo.

SÁNCHEZ-PALENCIA, F. J. & SUÁREZ SUÁREZ, V. (1985): “La minería antigua del oro en Asturias”, en El Libro de La Mina. Mases Ediciones. Vitoria, 221-241.

VILLA VALDÉS, A. (2010): “El oro en la Asturias antigua: minería y orfebrería en torno al cambio de Era”, en J.A. Fernández Tresguerres (Ed.): Oro y Cobre. De la piedra al metal. RIDEA. Oviedo, 83-125. Descargar Artículo

VILLA VALDÉS, A. & FANJUL MOSTEIRÍN, J.A. (2006): "Avance al estudio arqueológico de las labores auríferas de época romana de Carlés (Asturias, España)", en Actas 3º Simposio sobre mineraçao e metalurgia historicas no Suroeste Europeo", Sociedad Española de Defensa del Patrimonio Geológico y Minero. Oporto, 141-155. Descargar artículo

                    Chao Samartín, Grandas de Salime. Tortas de plata y crisoles                     Pendientes de oro. Chao Samartín y Monte Castrelo de Pelóu, Grandas de Salime

Foto

Asociación Amigos del Parque Histórico del Navia

Calle Méndez Valledor nº8 1º · 33730 ·Grandas de Salime

Email: info@castrosdeasturias.es