saltar directamente al contenido
Contenidos

El Castro de Chao Samartín

La visita al castro

Las ruinas del Chao Samartín se localizan en el extremo suroccidental de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, inmediato a la población de Castro que dista unos 6 Km de Grandas de Salime, capital del concejo. Catalogado como castro desde 1967, la excavación sistemática del yacimiento dió comienzo en 1990. Su extraordinaria secuencia estratigráfica ha posibilitado la revisión y actualización de la investigación sobre el desarrollo de la Cultura Castreña en Asturias.

estás en » inicio » el castro de chao samartín » la visita al castro

Chao Samartín. Itinerario de visitaLos fosos exteriores (1)

Hacia el Este, el flanco más vulnerable del asentamiento se extiende una doble línea de trincheras excavadas en la roca, que se prolongan a lo largo de unos 100 m con dirección norte-sur, con el fin de impedir el acceso al recinto amurallado por el itinerario más accesible. Se obligaba de esta forma a practicar la entrada al poblado por su tramo meridional, el más expuesto y donde se concentran, en torno a las puertas del recinto, poderosas fortificaciones renovadas a lo largo de varios siglos.

En los perfiles estratigráficos, que alcanzan los 5 m de profundidad, puede aún apreciarse la prolongada secuencia que ilustra los periodos de vigencia, abandono y revitalización experimentados por estas trincheras a lo largo de varios siglos, desde su instalación, durante la Edad del Hierro, hasta su reutilización militar durante el siglo I d.C., bajo dominio romano.

Chao Samartín. Sección fososChao Samartín. Fosos. Interfacies constructivasChao Samartín. Fosos. Perfil de la trinchera interior durante el último tercio del s. I d.C.Chao Samartín. Fosos. Interpretación secuencia constructiva

La muralla (2)

Chao Samartín. Muralla de módulosEl descubrimiento de esta fortificación proporcionó la primera evidencia arqueológica de la existencia de un poblado anterior al de época romana.

Posee una larga historia en la que se sucedieron, a lo largo de varios siglos, episodios de ruina, reforma y reconstrucción hasta su inutilización definitiva.

Los tramos de muralla hoy visibles se caracterizan por su compartimentación en unidades yuxtapuestas de acuerdo con un procedimiento común en muchos otros castros asturianos. Chao Samartín. Muralla de módulos

Son las denominadas murallas de módulos.

Su presencia en castros tan distantes de la región como Moriyón (Villaviciosa), La Campa Torres (Gijón), El Castillo de San Martín (Soto del Barco), Llagú (Oviedo), Castillo Veneiro (Tineo) o Folgosa (Grandas de Salime) señalan esta costumbre defensiva como uno de los rasgos más representativos de los poblados fortificados de Asturias durante la Edad del Hierro, entre los siglos IV-I a.C.

El poblado (3)

Chao Samartín. Plano trama urbanaA la sombra de la muralla aún se conservan algunos ejemplos magníficos que ilustran los rasgos más representativos de las cabañas castreñas prerromanas.

A pesar de algunas reformas posteriores, puede comprobarse en su diseño original el uso predominante de la pizarra en el alzado de las paredes y la preferencia por plantas sencillas, circulares o rectangulares pero con esquina de naipe, evitando siempre cualquier tipo de medianería.

En ellas no se observa indicio alguno de compartimentación interna y su cubierta se cerraba mediante urdimbre vegetal.

Fue precisamente el descubrimiento de una de ellas la que desencadenó los acontecimientos que habrían de llevar al inicio de las excavaciones en el castro.

Durante el siglo I d.C. el influjo de Roma provocó el paulatino abandono de las viejas tradiciones constructivas con la adopción de soluciones extrañas que habrían de transformar sustancialmente la arquitectura de los espacios domésticos: subdivisión interior mediante tabiques interiores, plantas ortogonales, yuxtaposición de edificios que se cubren con losa de pizarra y desarrollo en altura.

La influencia romana en otras construcciones se manifiesta explícitamente con la implantación de edificios de nueva planta inspirados en los contubernia campamentales.

Chao Samartín. Trama urbanaChao Samartín. SaunaChao Samartín. SaunaChao Samartín. Sauna, arranque de bóvedaChao Samartín. Caserío castreñoChao Samartín. Cabaña prerromanaChao Samartín. Casas romanasPavimentos originales del caserío castreño-romano (siglo II d.C.). Foto: Ángel Villa Valdés

Chao Samartín. Puerta y vía de ingresoFrente a la puerta principal de acceso al poblado se abre uno de los espacios más singulares de cuantos se han descubierto en el Chao Samartín: un gran edificio abierto, a modo de plaza, que se alza frente a la puerta del poblado.

Construido sobre una extensión de unos 100 m2, se constituye como una gran sala de planta rectangular, totalmente pavimentada mediante losas de pizarra bien escuadradas que se disponen según un ritmo regular.Fue un espacio de uso comunitario concebido como escenario para la reunión y la representación social. 

Chao Samartín. PlazaEn realidad, nos encontramos ante una interpretación modesta, un tanto rústica, de los monumentales foros que centralizaban la actividad política y comercial de las ciudades.

A mediados del siglo II d.C., entre las construcciones que conformaban la trama edificada del poblado convivían obras de nueva planta junto a cabañas centenarias, más o menos transformadas por reformas que enmascaraban con retranqueos, añadidos, apertura o clausura de vanos su estructura prerromana original.

A la modificación formal de los edificios se añade, a partir de las últimas décadas del siglo I d.C., un proceso por el que se Chao Samartín. Unidad domésticaconstituyen unidades domésticas complejas por agregación de casas y cabañas hasta entonces independientes.

Chao Samartín. LlavesLa existencia de grupos familiares con una posición de privilegio respecto al resto de sus convecinos encuentra refrendo en el registro arqueológico que caracteriza sus hogares, donde las monedas y los adornos personales son frecuentes y las cerámicas de importación se recogen por centenares.

No en vano, sus propietarios hicieron uso de las primeras cerraduras y llaves metálicas conocidas en la historia de Asturias.Chao Samartín. Trincheras producto del expolio en época medieval

Frente a la densidad de edificios conservados en esta área del poblado, el visitante podrá apreciar un aparente vacío en otras zonas inmediatas. En realidad esto no fue así. La ausencia de paredes se debe al cuidadoso vaciado de los muros durante los siglos VIII y IX de la era, en tiempos de plena expansión de la Monarquía Asturiana.

En aquella época, las ruinas aún visibles del poblado romano fueron parcialmente expoliadas mediante trincheras que, por fortuna, no alteraron los depósitos contenidos contra aquellas paredes ahora desaparecidas.

De esta forma, el trazado y distribución de los edificios ha sido reconocido a partir de las zanjas excavadas para su vaciado.

La Acrópolis (4)

Chao Samartín. Plano de la AcrópolisEn el año 800 a.C. el Chao Samartín era ya un asentamiento fortificado instalado en la explanada occidental del yacimiento. Al exterior, sobre la meseta oriental, se han identificado las endebles huellas del que debió ser un poblado coetáneo de cabañas y cierres fabricados con materiales perecederos.

En torno a la explanada superior que corona el Chao Samartín se dispusieron monumentales obras de cierre que, además de comprender un gran edificio y un bosquete de robles, facilitaban su identificación en la distancia.

El acceso se realizaba a través de una puerta abierta al mediodía (4), desde la que un camino ascendía hasta la gran cabaña (1). Frente a la puerta, en una pequeña caja de piedra con su cobertera al nivel de la calzada, se custodiaba parte de un cráneo humano.

El perímetro del recinto superior se encontraba a finales de la Edad del Bronce delimitado por una poderosa empalizada (3) que alcanzaba probablemente los 4 m de anchura. Por el Este, un foso separaba el recinto del resto del poblado. En el centro de la explanada, frente a una gran roca (2), se alzaba un edificio construido con robustos postes de madera embutidos en paredes de mampostería (1).

La Acrópolis no muestra indicio alguno de uso residencial. Los descubrimientos singulares allí producidos más bien revelan un ambiente ritual que la presencia del depósito funerario, los objetos de bronce, la cabaña o la roca -referencia ancestral entre las comunidades precristianas- contribuyen a destacar. Fue, por tanto, un espacio ceremonial segregado de los lugares donde los habitantes del poblado realizaban sus actividades cotidianas.

Chao Samartín. Croquis sección Acrópolis, según Á. VillaChao Samartín. AcrópolisChao Samartín. Acrópolis. CrestónChao Samartín. Acrópolis. Anclajes empalizadaChao Samartín. Acrópolis. Empalizada, recreación de A. PeñaChao Samartín. Acrópolis. PuertaChao Samartín. Acrópolis. Cista con cráneoChao Samartín. Gran Cabaña

Domus y necrópolis medieval (5)

Chao Samartín. Domus romana, siglo I d.C.Sobre la ladera norte del yacimiento se han descubierto recientemente las ruinas de una domus romana construida durante el siglo I d.C.

Aunque su excavación apenas si ha comenzado, puede afirmarse que se trata de una casa de porte señorial, cuyas estancias se distribuyen en torno un atrio con peristilo columnado. Se trata de un edificio genuinamente romano.

Los muros fueron fabricados con mampuestos de talla informe alineados sobre su cara externa y amasados con mortero de cal. Este tipo de paramento que se denominada opus incertum era desconocido en la arquitectura castreña.

Las habitaciones conservan las cargas de mortero que enlucían sus paredes. Sobre ellas se aplicó un sorprendente repertorio ornamental mediante la aplicación de pinturas murales y estucos que realzan vanos y evocan elementos arquitectónicos como pilastras y cornisas. Las pinturas, realizadas al fresco sobre bocetos previamente burilados, representan motivos vegetales, geométricos, simulando en ocasiones la textura de piedras ornamentales como el mármol.

Chao Samartín. Atrio de la domus    Chao Samartín. Atrio de la domus. Basas y fustes de columnas graníticas    Chao Samartín. Domus, hipocausto

Domus altoimperial. Cocina. (Foto: A. Villa en Montes et al. 2012, 203)Detalle horno de pan (en Montes et al. 2012, 203)Domus altoimperial. Foto: Ángel Villa ValdésDomus altoimperial. Foto: Ángel Villa ValdésDomus altoimperial. Pintura mural. (Reintegración O. Gago)Figura masculina (reintegración O. Gago)Detalle retrato masculino (foto: Luisma Murias para el diario LNE)Retrato masculino. Reintegración Olga Gago. Foto: Ángel Villa Valdés.Retrato femenino. Foto: Ángel Villa Valdés

La completa excavación del conjunto requerirá con toda seguridad varios años de trabajo al sumarse, a la complejidad inherente del proceso en una ruina de semejante entidad, la superposición de una necrópolis medieval datada durante los siglos IX y X d.C.

Chao Samartín. Necrópólis. Tumbas antes de su excavación  Chao Samartín. Excavación necrópolis  Chao Samartín. Necrópólis. Distribución de tumbas sobra la domus romana  Chao Samartín. Necrópólis. Planta y sección de una de las tumbas tipo

Foto

Asociación Amigos del Parque Histórico del Navia

Calle Méndez Valledor nº8 1º · 33730 ·Grandas de Salime

Email: info@castrosdeasturias.es