saltar directamente al contenido
Contenidos

Los poblados fortificados en tierras del Navia-Eo

La antigüedad de los castros

El territorio de Entrambasaguas, término empleado durante la Edad Media para hacer referencia a las tierras del Navia-Eo, se extiende sobre un relieve accidentado, abrupto en ocasiones, que desde la rasa litoral alcanza, en pocos kilómetros, cotas de 1.300 m de altitud. Dispersos por su valles y colinas se catalogan centenares de vestigios arqueológicos, al tiempo testigo y herencia de los hombres que han habitado esta región desde tiempos paleolíticos.

estás en » inicio » los poblados fortificados en tierras del navia-eo » la antigüedad de los castros

Sobre la antigüedad de los castros en el Occidente de Asturias

Castro de Coaña. Grupo de cabañasJosé Manuel González, profesor de la Universidad de Oviedo a quien se debe el primer catálogo de castros asturianos, escribía en 1966: "La Época de los Castros en Asturias alcanza de cuatro a seis siglos de Prehistoria en la Edad del Hierro y dos o tres de Protohistoria en la Época Romana". Esta afirmación, daba por supuesto el origen prerromano del fenómeno castreño en Asturias y reconocía su pervivencia en época romana tras la conquista.

Otros investigadores fueron de la misma opinión apoyándose en el aire arcaico de la arquitectura de los castros, el hallazgo de materiales metálicos muy antiguos en las proximidades de alguno de ellos y, fundamentalmente, en la Terra Sigillata Gálica del Castro de Coaña. Dibujo: J.Mª Flóreznecesaria existencia de una tradición anterior que pudiese explicar la eclosión de este tipo de asentamientos a lo largo del siglo I d.C.

Sin embargo, todos los poblados excavados al oeste del Nalón hasta bien entrados los años noventa, entre los que se encontraban ejemplos tan notables como Coaña, Pendia o Arancedo, no ofrecían prueba alguna de su fundación prerromana.

Las excavaciones de Elías Carrocera y Francisco Jordá en algunos de aquellos yacimientos y otros hasta entonces inéditos parecían refrendar, en opinión de sus excavadores, la fundación romana de los poblados fortificados en el occidente de Asturias y su inequívoca vinculación con la puesta en explotación de las minas de oro del Narcea, Navia y Porcía.

Castro de Chao Samartín durante la campaña de 1995Entre los yacimientos de reciente excavación se encontraba el castro de Chao Samartín, en Grandas de Salime. Las ruinas de este poblado proporcionaron, desde el comienzo de los trabajos, los hallazgos más ricos y numerosos de cuantos se habían recuperado en casi 200 años de actividad arqueológica en los castros de Asturias: extraordinarios ajuares de cerámica romana importada, monedas, joyas, pinturas murales y un sinfín de elementos que proclamaban la total y entusiasta aceptación del modo de vida de los conquistadores. Parecía el refrendo, definitivo y brillante, a una forma de interpretar la implantación castreña en estas comarcas, cuyo origen no podía ser otro que el interés de Roma por administrar los importantes recursos mineros de la región.

No obstante, el avance de la excavación hacia niveles más profundos reveló que bajo las ruinas de la opulenta población romana existían fortificaciones mucho más antiguas. A partir de entonces, lenta y cuidadosamente, se fue desvelando la existencia de un poblado anterior vigente, cuando menos, desde el siglo IV a.C., y el posterior descubrimiento de horizontes aún más antiguos que remontaban el origen del asentamiento, ya fortificado, a comienzos del siglo VIII a.C., durante las centurias postreras de la Edad del Bronce.

Castro de Chao Samartín. Edificio de la acrópolisComo es natural, la identificación de una secuencia de ocupación tan prolongada, primero en el Chao Samartín, luego en otros yacimientos como Os Castros de Taramundi motivó la revisión de las viejas excavaciones entre cuyos datos, reinterpretados ahora a la luz de los nuevos hallazgos y de las dataciones C14, puede rastrearse la existencia de horizontes de la Edad del Hierro. Así está ocurriendo en castros hasta el momento considerados de cronología romana como los de Pendia y Coaña. Por consiguiente, todo parece indicar que José Manuel González no erraba demasiado cuando hace cuarenta años escribía sobre la antigüedad de los castros en Asturias.

Foto

Asociación Amigos del Parque Histórico del Navia

Calle Méndez Valledor nº8 1º · 33730 ·Grandas de Salime

Email: info@castrosdeasturias.es